Como madre de 2 hijos y Co-Fundadora de Emotiva’t, Consultoría Especializada en Inteligencia Emocional, sé que las emociones son la asignatura pendiente en nuestra sociedad.

Cuando hay una situación que nos sobrepasa tenemos dos opciones, o dejar que nos arrastre o buscar soluciones donde sea. Y así nos encontramos la primavera del 2017, después de un cambio de trabajo, mi marido y yo decidimos mudarnos a otro sitio, con todo lo que implicaba, sobre todo para Aran: cambio de casa, cambio de escuela a medio curso, cambio de amigos, cambio de ambiente, de población,… y si no hubiera suficiente con tantos cambios, Nona, con pocos meses pedía atención constante.

La gestión no fue fácil, y menos para Aran, que la forma que tenía para expresarse era a través de  conductas como rabietas, frustraciones, celos,… Me di cuenta que los recursos que habíamos utilizado hasta ahora se nos habían quedado “cortos”: Nos iban geniales los cuentos que nos ayudaban a identificar las emociones, nos habían ido geniales las caras de madera para poder construir emociones, pero Aran se iba haciendo mayor y necesitábamos más. ¿Cómo le podía ayudar realmente en el momento de conflicto emocional?

Buscábamos una solución o un recurso con el cual Aran aprendiera a gestionar sus emociones de forma fácil e intuitiva, que aprendiera a través de la experiencia, y sobre todo, que como padres le pudiéramos acompañar desde el amor y el respeto, pero no encontramos un recurso que cubriera estas necesidades.

Así que, inspirados en el Método de Habilidades de Salovey y Mayer, ingeniamos un método con el cual el adulto pudiera acompañar de forma respetuosa el desarrollo emocional del niño, creando espacios interpersonales de calidad.

Actualmente estamos orgullosos de poder acercar la Emotional Table a todas las familias, escuelas y terapeutas, ya que es un método didáctico que acompaña a los más pequeños a identificar la emoción que están sintiendo, conectar con la emoción en una parte de su cuerpo y decidir que recursos utilizar para gestionarla de una forma sana y equilibrada.

Los niños aprenden por imitación, no importa lo que les digas, importa lo que hagas, así que es un buen momento para emprender juntos la gestión emocional.

Nuestro manifiesto
Todos los niños se merecen tener un adulto que crea en él, que le dé la oportunidad de acompañarlo en la vida de forma incondicional, que sea un referente, que le dé las herramientas necesarias para desarrollarse en la vida, desde el amor y el respeto.

Amor como alimento primario
Según decía Freud, el ser humano tiene dos necesidades: el hambre y el amor. El amor es la base de toda relación, con uno mismo y con los demás. Alimenta con amor.

Formación:

Siguiendo la guía para el uso no sexista del lenguaje de la Universitat Autònoma de Barcelona, se ha utilizado en determinados casos términos para hacer referencia a grupos que incluyen a personas de ambos sexos y con el valor genérico de incluir y no menospreciar a ningún sexo, siempre desde el respeto y la igualdad de género.