Nuestro camino hacia la crianza respetuosa

winner combo

No sabía como acompañar sus emociones

Cuando hay una situación que nos sobrepasa tenemos dos opciones, o dejar que nos supere o responsabilizarnos de ello y buscar soluciones.

Y así fue como entró la educación emocional y crianza respetuosa en nuestra vida familiar, por pura necesidad de poder ayudar y acompañar a Aran en un momento donde su sistema cambió per completo.

Y para ello nos vamos a la primavera del 2017, después de un cambio laboral (más de 13 años trabajando en un laboratorio farmacéutico), mi marido y yo decidimos mudarnos a una preciosa población para poder aportar calidad de vida a nuestro núcleo familiar.

Esta mudanza, realizada con todo el amor del mundo, implicaba cambios, y quien más los notaría era Aran: cambio de casa, cambio de escuela a medio curso, cambio de profesora, cambio de amigos, cambio de ambiente… y por si no hubiera suficiente con tantos cambios, Nona, recién llegada al mundo, pedía atención constante.

"Mi cabeza empezó a llenarse de dudas y mucha culpa". 

Sentía que, con mi trabajo, estaba ayudando a los adultos a conectar con sus emociones, y ahora no era capaz de acompañar a transitar las emociones de mi propio hijo (ni a veces las mías).

Sentía que había otra forma de acompañar a mis hijos.

Buscábamos una forma con la que Aran aprendiera a regular sus emociones de forma fácil e intuitiva, que aprendiera a través de la experiencia, y sobre todo, que como padres le pudiéramos acompañar desde el amor y el respeto, pero no encontramos un recurso que cubriera estas necesidades.

Así que, inspirada en el Método de Habilidades de Salovey y Mayer, los grandes maestros de Daniel Goleman, ingeniamos junto a Aran un método con el cual el adulto pudiera acompañar de forma respetuosa el desarrollo emocional del niño, creando espacios de presencia y disponibilidad.

Actualmente estamos orgullosos de poder acercar recursos emocionales como la Emotional Table a las familias, escuelas y terapeutas.

Los niños aprenden por imitación, no importa lo que les digas, importa lo que hagas, así que es un buen momento para acoger cualquier situación que estés viviendo y transformarla en la oportunidad de incorporar la educación emocional y el acompañamiento respetuoso en tu día a día.

Nuestro Manifiesto

Todo infante y adolescente debe tener una figura referente
que le acompañe en el desarrollo emocional.

Crea esta oportunidad para tu familia

El ser humano tiene dos necesidades: el hambre y el amor.
El amor es la base de toda relación, con uno mismo y con los demás.
Alimenta con amor.

Freud
×